LA DANZA ETERNA

LA DANZA ETERNA

La vida es como un baile.
Hay que danzarla con la belleza y la elegancia de las grullas japonesas, con la delicadeza de una porcelana, con la armonía del canto, con la dulzura de un niño, con la melodía de los ángeles, con la sonrisa de la inocencia, con la mirada cómplice de los ojos que se buscan, con el gozo de compartir, con la fortaleza de quien posee la certeza de sí, con la generosidad de la plenitud, con la pasión de quien va en pos de su propósito, con la renovada paz del perdón, con la alegría del amor, y con el inocente gozo de sentirse parte de la totalidad.

Quién ha perdonado sus culpas y miedos y se ha liberado del ego, fluye con la melodía de la vida, pues no hay ataduras que lo aprisionen, su espíritu vuela libre, ha comprendido que todos danzamos la misma sinfonía, y con alegría contempla que su compás ha sido iluminado para él, para que llegue bailando a su destino final en un eterno canto de amor y gratitud.

Oscar Gómez Díez

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s